24 de Mayo de 2017

Revista esoterica online

Mundo Interior. Artículos.



Remedios para dejar de fumar Remedios para dejar de fumar
La naturaleza nos ayuda.
Dejar de fumar no es fácil y es probable que lo hayas intentado sin éxito muchas veces. El primer paso debe ser la preparación física y mental. Nuestra mente debe ser fuerte y nuestro cuerpo debe estar en un momento libre de estrés y descansado.

La mayor de las barreras con los cuales tropieza la persona que intenta parar de fumar, es la depresión y el mal humor generados por el síndrome de abstinencia, debido al retiro de la nicotina, una sustancia que aunque legal es tan adictiva y dañina a lo largo del tiempo como lo puede ser la cocaína. Hay médicos que recomiendan tomar algún antidepresivo suave antes de comenzar realmente a dejar de fumar y seguir tomándolo en cantidades cada vez más bajas hasta cinco meses después del último cigarrillo, dependiendo de la persona.

Aunque esto, los antidepresivos, han ayudado a mucha gente, nosotros recomendamos remedios naturales libres de drogas sintéticas, que lo único que hacen al final es cambiar una adicción por otra.

Mientras que ha algunas personas les ayudan, los antidepresivos sintéticos pueden también causar efectos secundarios que hacen el retiro de la nicotina más difícil y pueden incluso hacerle comenzar a fumar otra vez, o también provocar que para no fumar debamos seguir tomando esos antidepresivos de manera continua. Todos aquellos que intentéis dejar de fumar debéis tener cuidado con su salud y entendemos que muchas veces sentís que usar una droga sintética no cabe con esta filosofía. Además, los antidepresivos sintéticos son costosos y necesitan prescripción y seguimiento médico.

¡Hay remedios naturales para dejar de fumar!

Estos remedios se recomienda comenzar a tomarlos cuatro semanas antes de comenzar el proceso de dejar de fumar. Con ello cuando quieras comenzar, sentirás mucha confianza y que estás preparado para dejar el tabaco.

Remedios NATURALES para dejar de fumar

1: Beber muchos zumos de frutas (manzanas y uvas) sin azúcar, a ver si nos vamos a generar diabetes en el camino. Comer verduras (zanahorias, cebolla, apio, guisantes, judías, etc.).Y tomar baños relajantes en agua con sal justo antes de acostarnos.

2: Un remedio natural consiste en masticar raíz de jengibre (aunque sea ligeramente amarga, tiene un efecto saciante y nos deja con un regusto poco agradable mezclado con la nicotina, es muy efectivo).

3: Tomar infusión de hierba gatera. Según la tradición popular, tomar esta infusión reduce el deseo de fumar, ya que contiene ciertas sustancias que actúan en nuestro cuerpo de manera similar a como lo hace la nicotina, dejándonos la sensación que tenemos tras fumar un cigarrillo.

4: Reducir el consumo de carnes, alcohol, café, azúcar y pan blanco. Todas las comidas con mucha grasa, azúcares y carbohidratos, incitan al cuerpo a desear nicotina, ya que relaja la sensación de llenado en nuestro estómago que estos alimentos producen.

5: Según las abuelas, chupar clavo de olor (la especia negra con forma de clavo) también es bastante efectivo para cortar la adicción al tabaco o cigarrillo. De nuevo su sabor mezclado con la nicotina es desagradable y además, contiene una sustancia que actúa en los receptores del cerebro dando sensación de relajación.

6: La hipnosis es otro método natural utilizado para dejar de fumar, y se basa en la visualización, sugestión y relajación de la mente. El hipnotizador busca en nuestra mente que es lo que provoca a nuestro cerebro la necesidad de fumar y le ofrece una salida alternativa a dicho deseo. Algunas personas sienten que con la hipnosis consiguen dejar de fumar pero crean otros deseos que antes no tenían.

7: Elaborar una infusión con 1 gr de hoja de eucalipto, 5 gr de ginkgo y 5 gr de malva en 1 litro de agua. Para prepararlo llevamos el agua a ebullición y añadimos los ingredientes, lo dejamos reposar al menos 20 minutos y luego, debemos tomar una taza diaria durante un mes. Esta infusión limpiar los pulmones y las vías respiratorias en el tratamiento contra tabaquismo. Eso a mucha gente le quita las ganas de fumar porque siente que tiene el pecho liberado. IMPORTANTE -- No se debe tomar más de 1 taza diaria ya que podría causar dolor de cabeza y náuseas.

8: Masticar un puñado de soja tostada o soja fresca previamente lavada, cada vez que se sienta el deseo de volver a fumar. La soja nos sacia, nos aporta azúcares y carbohidratos en dosis pequeñas y tiene ciertas sustancias que nos dan satisfacción y felicidad.

9: Añadir guindilla (cayena, la rojita seca) a todas las comidas, en pequeñas cantidades, quita el deseo de fumar porque nos aligera las comidas y nuestro cerebro recibe pequeñas descargas parecidas a las de la nicotina.

10: La acupuntura. Someterse a sesiones de acupuntura provoca a nuestro cuerpo bloqueos en el deseo de dejar de fumar. Esta terapia no es recomendable para la personas que sufren de fobia a las agujas.

11: Realizar algún tipo de ejercicio físico relajante. Yoga, Tai-Chi. Equilibran nuestro cuerpo y nuestra mente y nos liberan del estrés y de la ansiedad que nos lleva a necesitar la nicotina del tabajo.

12: Masticar/chupar raíz de regaliz. Debido a su forma similar a la del cigarrillo nos calma la necesidad de tener el cigarro entre las manos y la boca. Además su sabor hace sumamente desagradable el sabor del tabaco en boca.

13: Tomar pipas de girasol, lo ideal es que sean crudas, pero las podemos tomar tostadas, en barritas de pan con pipas de girasol, etc. Se deben tomar unos 15 gr. cuando sintamos el síndrome de abstinencia.

14: Tomar infusión de valeriana o pasiflora. Nos quita la ansiedad, el estrés, en definitiva nos relaja y eso ayuda a no tener necesidad de fumar.

15: Tomar infusiones de manzanilla. Uno de los efectos secundarios de dejar de fumar y que se produce cuando el síndrome de abstinencia es muy grande, son los vómitos involuntarios. Tomar dos tazas de manzanilla al día con unas 8 horas de diferencia ayuda a nuestro cuerpo a controlar estos espamos.

Recomendaciones:

Además de los remedios caseros arriba expuestos, la voluntad de dejar de fumar es fundamental y muy necesaria, es decir debemos querer de dejar de fumar. No, nos lo pueden imponer. Los fumadores deben levantarse en la mañana y decir... ¡Desde hoy no fumaré más. He decidido dejar de fumar! Lo cual reafirmará diariamente nuestra fuerza de voluntad.

No resulta fácil dejar de fumar, ya que el tabaco crea una fuerte adicción, como hemos dicho anteriormente tal alta y perjudicial como otras drogas tales como la cocaína. Sin embargo, los daños que provoca a la salud (cáncer de los pulmones, de la boca, de la laringe, del esófago, de la vesícula, riñones, páncreas, bronquitis crónica y el enfisema) obligan a los fumadores a reconsiderar la opción de dejarlo. Inclusive se expone a los seres queridos que respiran el humo del tabaco. Hay muchos estudios que indican que los fumadores pasivos corren un mayor riesgo de contraer cáncer de pulmón que aquellos que no lo están. Por todo lo anterior, vale la pena dejar de fumar y, para lograr ese objetivo, se presenta a continuación algunos remedios populares para quienes han decidido liberarse de él.

Beneficios de dejar de fumar:

Mejorar tu salud y el aspecto de tu piel, disponer de más tiempo y dinero para compartir con tus seres queridos: recuerda tus motivos para dejarlo y ¡empieza a sentirte mejor ahora mismo!

Ya sabes que dejar de fumar puede ayudarte a disfrutar de una vida más larga y saludable. Pero además ofrece otras muchas ventajas.

Sentirte más sano:

En cuanto dejas de fumar, tu cuerpo empieza a recuperarse de los efectos nocivos del tabaco.

Mejorar tu aspecto físico:

Podrás retrasar la aparición de arrugas y otros signos de envejecimiento prematuro.

Ahorrar cada día:

Fíjate en todo lo que podrás hacer con el dinero que ahorres. Es bueno calcular cuanto nos gastamos diariamente, semanalmente, mensualmente y anualmente en tabaco. Nos sorprenderá como mucho de nuestro sueldo se va en cigarrillos.

Proteger a tu familia:

Cuida de la salud de los tuyos y evita que padezcan desde conjuntivitis hasta enfermedades del corazón o cánceres.

Esperamos que todos estos remedios os ayuden, aunque como hemos dicho todo el tiempo, primero tenéis que querer dejarlo. Y para eso... nada mejor que una motivación fuerte:

- Querer ser madre/padre.
- Ahorrar dinero con un fin: un viaje, una compra extraordinaria.
- Dar una mejor imagen de nosotros a los demás.
- Ser más fuertes que una pequeña sustancia que controla nuestra vida.

Sed fuertes, estad sanos y decid ¡ADIOS TABACO!








Valid HTML 4.01 Transitional