22 de Junio de 2017

Revista esoterica online

Mundo Interior. ArtŪculos.



Videncia Videncia
Brujas, adivinos, chamanes, pitonisas , profetas.

Desde el principio de los tiempos en todas las culturas han existido las brujas, los adivinos, los chamanes, las pitonisas y los profetas. Todos ellos, poseían entre otras virtudes, el don de conocer presentes y pasados, sin haberlos presenciado, ni tenido de ellos advertencia alguna; y acontecimientos futuros imposibles de deducir con la lógica humana.

Estos hombres y mujeres sabios en su pueblo, ayudaban a la comunidad en la que vivían como acto solidario, y aceptaban a cambio, como agradecimiento, comida, leche o dinero. Ellos conocían como las palmas de sus manos la medicina tradicional, las plantas, las setas curativas y venenosas; por lo que eran buscados en forma automática cuando alguien se hallaba enfermo.

Todav√≠a hoy, en pr√°cticamente todas las tribus ind√≠genas de √Āfrica, Brasil, Kenia, Amazonia, etc.; √©stos personajes provistos de extraordinarias capacidades ps√≠quicas para percibir informaciones, han sido y contin√ļan siendo, un inquietante fen√≥meno para ps√≠quico de dif√≠cil comprensi√≥n general.

Ahora bien, muy alejados de desiertos, selvas y paisajes encantados, donde los chamanes ejercen sus poderes e influencias; en el Occidente nuestro, los laboratorios parapsicol√≥gicos llevan centenares de a√Īos intentando estudiar las capacidades de la mente humana. Aunque para los ojos de la sociedad, esta gente dotada con especiales cualidades que bien podr√≠a haberlas adquirido por herencia o por iniciaci√≥n a alguna religi√≥n o espiritualidad; siga deslumbr√°ndonos con sus hechizos; y aunque para otros sea la dramatizaci√≥n de la perfecta venta de ilusiones, y para otros, "el yo no creo en las brujas, pero que las hay, las hay"; para una enorme mayor√≠a, es la mano tendida que nos aproxima a Dios.

Como también es cierto que hoy en día, en las más grandes ciudades y capitales del mundo, las celebridades más importantes de todas las áreas, descienden de sus majestuosos carruajes y pagan fortunas para que videntes los adviertan del futuro y les aconsejen en el accionar económico de sus exitosas empresas.
Cada qui√©n, con su maestro, gu√≠a espiritual, profesional o gur√ļ, pero todos con un mismo deseo, que de no haber sido satisfecho, ya hubiera dejado de existir. Y no azarosamente, cada vez son menos los investigadores cient√≠ficos y los que no si√©ndolo y poniendo en tela de juicio casi todo, ya no caigan en tanto reparo a la hora de debatir sobre la existencia de mecanismos inconscientes que por razones a√ļn poco justificadas, permitan el fen√≥meno de la videncia. Y a nosotros a√ļn nos queda alguna duda? Todos estamos potencialmente aptos para ser videntes, ocurre que la mayor√≠a vivimos sumergidos y enfocados en la reacci√≥n que tenemos para con las situaciones y las cosas, desde el hemisferio cerebral izquierdo; es el l√≥gico y realista maquinista de nuestro accionar, nos tironea para que no disfrutemos de la creatividad, percepci√≥n y magia, del hemisferio cerebral derecho. Este es el due√Īo y se√Īor de los estados "psi", de conciencia alterada y comprobada cient√≠ficamente por la electroencefalograf√≠a en la modalidad de las ondas cerebrales; de los estados de ensue√Īo, en donde podemos tener recuerdos de otras vidas o reprogramar nuestro subconsciente para una mayor evoluci√≥n; y estados perceptivos en vigilia en donde se producen las videncias y otros dones especiales. Sin ir muy lejos e intentando acercarte a la realidad concreta de much√≠simas veces en tu vida, estoy segura que te habr√° sucedido sentirte preocupada y sin saber ni porqu√©, y que despu√©s algo ocurriera y que finalmente, ese algo terminara justificando dicha preocupaci√≥n; o quiz√°s pensar en alguien y que casualmente minutos m√°s tarde te lo cruzaras en la calle o viniera a visitarte; o cuando una amiga te dice: "mira que esa persona me da mala impresi√≥n", es decir, cuando no teniendo motivo alguno para dudar de su honestidad, la sospecha se cristaliza despu√©s en un desenga√Īo y refunfu√Īamos y tildamos a nuestra amiga de bruja; o cuando sentimos que una determinada persona es mufa y estando cerca de ella, porque a veces sucede que se trata de personas muy queridas, a las que frecuentamos seguidamente y no deseamos evitar, pero, las cosas igualmente terminan saliendo mal; o quiz√°s cuando alguien te aconseja que prendas algunos sahumerios para sacar las energ√≠as negativas de un ambiente, y despu√©s de hacerlo las cosas empiezan a tomar otro rumbo.

Habr√°s podido concluir, o al menos reflexionar acerca de estas capacidades, especialmente la videncia, que como en todos los √≥rdenes de la vida, aquello que se practica seria y honestamente es sumamente √ļtil y valioso. La ayuda que puede brindarte un vidente es de las m√°s contundentes que pudieras recibir. Alguien que no conoces, pero que puede hablar acerca de ti, como si te conociera de mucho tiempo atr√°s, a veces de toda la vida; porque ha podido percibir con exquisita nitidez todas aquellas preocupaciones, temores y alegr√≠as en sensaciones tan personales que al describirlas pareciera que hubiera estado all√≠ presente, contigo en ese preciso momento. Le puedes preguntar sobre cualquier aspecto de tu vida, que a partir de su t√©cnica, criterio y objetividad ser√° como ese rayito de luz que nos lleva directamente al sol, te acompa√Īar√° en la toma de conciencia, en el retorno a la calma, en aclarar tus ideas, en ordenar tu mente, a que vuelvas a conectarte con tu coraz√≥n y a renovar tus energ√≠as y tus ganas, para que puedas experimentar un presente m√°s dichoso, mientras te diriges a un futuro m√°s abundante en salud, amor y prosperidad.







Valid HTML 4.01 Transitional